28.10.12

Ejercicio "mis huevos".

Yo no me acuerdo de nada.

La piedra que me acompañó al cole.
El gato blanco muerto.
El cáncer haciendo efecto.
La pobreza.
San Francisco.
Los puentes.
El jardín chino.
El primer error.
El ultimo.
La playa.
La mujer que aún no conozco.
La muerta.
La puta.
La anorexica.
Las que me amaban.
La de la alberca.
Las de ojos verdes.
La de ojos cerrados.
La que ladraba.
La que mamaba.
La madrileña.
La otra madrileña.

La insuperable, la irrefutable, la orgullosa, la niña, la vieja, la nueva, la amante. La que aún duele, la que no lo sabe, la de los pájaros en la espalda, la de los pájaros,la de los gatos, la que me evita, la que me sangra, la que me ignora, la que daba buen sexo oral, la que me lee, la que no va a volver, la que nunca se va, la que siempre regresa, la que no sabe cocinar, la que tiene sazón, la del sexo-me-sacas-el-cerebro-de-lo-rico.

Yo no me acuerdo de nada.

Sus ojos, su voz. Su sexo gritando mi nombre, renegando que Iratxe con una chingada no era verde. El monstruo que no pudo domar, ni ella ni nadie. El monstruo que extraña su todo.

Yo me acuerdo de todo.
Escalones con Marzo y las cruces y libros, anillos en la boca, el saco, la silla y el gorro. La furia, el coraje lo extraño y hermoso, las aves, la flor y la tinta.Las madrugadas, la voz, los libros, su panza, sus odios, rencores  su desastre, la casa, la cocina. Su nunca hambre, su siempre ganas. Su olvido, sus sueños, el vino, las canciones, Octubre. Los domingos, la pena, el hartazgo, las malas costumbres, la sexomnia. 

Yo, yo, yo, yo...
Sebastiàn.
Muero.
Tiemblo.