24.11.12

Shhhh...

No soy un budista, no soy divertido, no soy el amor de tu vida, no soy. Yo soy.

-Señor Trento, ¿mesa para uno?
Dos, para dos.
(Silencio, estás escuchando como se agrieta más la tierra.
Basta con tus ojos, basta con tu risa, basta con toda tù. Detente.)

Hablando de pasado...
Un día antes de conocerte, maté a alguien.
Tiré su cuerpo al mar, se pintó de rojo.
Vino tinto con arena por todos lados.
Lo ultimo que dijo fue mi nombre.

Sebastiàn,Sebastiàn...
(Otra historia donde mi nombre hace eco entre sangre y muerte. Otra historia de las que pierdes el hilo desde el -erase una vez-. Ignoras la ultima linea, la importante: Lo sigo advirtiendo, ¿recuerdas?. Aquella tinta vieja que citaba las razones por las que nadie debería estar conmigo...
A la mierda tus razones,Sebastiàn. Vamos a prenderle fuego a todo.
Vamos a esto y a aquello...

¿Y dónde quedó el esto y el aquello?
En los viernes que me vas a deber el resto de tu vida.
En Noviembre.
En Madrid.

Jamás debiste mencionar Madrid...
-Jamás debí muchas cosas y tù otras tantas,viejo dramático.