13.12.12

Usted.

Embarazado -es decir- coloquial-mente: Espero aliviarme de ti.
Fui un árbol, lo sigo siendo, quieres talarme.
Sebastiàn el árbol inútil.

No te olvides lo que hay debajo.
Me crecen raíces con los pasos tan bruscos que das.
Me crecen las ganas de gritarte: No puedo ir por ti, pero voy a esperarte.

Luego disparas argumentos idiotas. Basta.
Te quiero a ti.
Ahí está. No te lo vomité en la cara pero ahí está. Asì que deja de ofrecerme putas, amigas, ex-mujeres... Deja de decirme que se me va a pasar. Deja de hacerlo mientras sonríes de esa forma. Mientras miras de esa forma. Mientras todo de esa forma.

Nota infantil Nº vas-y-chingas-a-tu-madre:
Sabes a madera, a cafè mal hecho, a tipo mediocre con propósitos absurdos de año nuevo.
Sabes a besos tiernos, manos frìas, recuerdos de infancia, a sudor de caballo.
Sabes a cuenta regresiva, a mentira, a muerte, a berrinches.
Sabes a indiferencia, a bosque, a Madrid, sabes a  cielo morado.
Sabes a sangre, a castración, a puertas cerradas.
Sabes a guerra.

Por irte.