14.1.13

Eat me...

-Joder, esto de ser ciego...
-Sordo, eres sordo Sebastiàn.

 Ya se acostumbró la niña a estas cursilerìas que no me dice nada.
(Que asco, que asco, que asco, quita eso, c a l l a t e.)

Que anoche le dije " te quiero" y en la mañana duré una hora vomitando a ver si se me salìa tanta bobada. Luego llego y me topo con que Alberto está sufriendo el mismo mal: Castración por exceso de melosidad.
¿ Cómo le voy a dar un jodido hijo si ya me arrancó los huevos?

¡Felicidades cariño!

(Por otra parte, hay una mosca que no deja de joderme cada vez que escribo. Ve a cagarle la concha a tu madre.)

-Si no me crees que esto se pasa de naranjas y cigarros, de miel y azufre, de...
-Ay ya, ¿ qué vas a hacer si no te creo?
-Escribir tu nombre, follarme a tu nombre, asfixiarlo, mamarlo, succionarlo, secarlo, exhibirlo...
-Ya, ya, que si te creo maricón hijo de puta.