22.3.13

Lobo-tomìa Parte II.

-Son las 14:14.
-¿Y eso què?
-Nada.

(-¿Nada? ¿Te parece que no decirle a tu nueva golfa, que estàs pensando en mì porque son las 14:14, es nada? 

-Me parece, cariño, que nos adelantamos mucho. Ni son las 14:14, ni tengo otra golfa, y ciertamente si la tuviera no estarìa pensando en ti...

-O si la tuvieras, no le dirìas ni la hora. Porquè no dejas ya tus dramas y novelas del amor en cajitas de que es eterno y espera y las putas van y vienen y otras no vienen.

-Porque no dejas tù el papel de niña adoptada, de drogadicta con malilla, de mujer en eterno estado premenstrual, de fea con autoestima por la mierda que jura que no me quiere...)

-Son las putas 14:51, tengo hambre, estoy caliente y tù tienes 37 minutos con cara de idiota pensando sepa dios en què o en quièn...
-¿37? Dijiste 37?
-Y aquì vamos otra vez...