6.4.13

Con olor a laberinto.

A veces hay nubes que no pasan, (y sòlo a veces me parece que consumirme no es tan absurdo), luego me vendo la idea. y me gritas lo marica que soy y te callas lo marica que tù eres.

1. Que tampoco soy diferente del poeta que cambiaría una mentira por un dolar, 2. o del que trae un muerto y un dolor arrastrando, 3. o del bastardo enamorado de una frígida. 
(Y que tù no eres, 1. no eres una historia basada en otras màs. 2. No eres el aleph, 3. no eres Dios, 4. no eres un castor y ciertamente 5. no eres una mal follada. )

Que tampoco te queda el drama y  que de ahora en adelante que nunca serà lo mismo escuchar que // tù cabeza està llena de ratas. 
Y que es cierto: //el tiempo no para. //

Ni pensarte, ni la memoria, ni las pasiones, ni la osadía...

(La cueva se cerrò, los mundos rosas dan nauseas, el pasado es una cuerda floja y tus besos brillan màs que las manzanas amarillas.)

Y no, no se trata de Octubre o Noviembre, ni de las estrellas fugaces, ni de las cosas que ya he dicho, ni de lo que nunca te dirè. No se trata de los viernes o los domingos que tanto odié. Ni de alas, ni de gatos, conejos o caballos. 

Sólo que a veces cuando te quedas muy, muy callada, un jodido grillo me tortura: (Sì, sì la quieres.) Luego, todo el caos vuelve a su lugar...


Un beso.