9.8.13

Local 50

A los que asumen, suponen y disponen lo ajeno. A los huérfanos de respeto, a los sobrados de moralidad,a los que sudan morbo antropológico. A los que hablan lo que no ven, gritan lo que sueñan, a los que apuestan por lo oculto. A los que se dan golpes de pecho sólo los domingos de 8 a 9. A los recatados, los elitistas, a los muy hombres. A las damitas, a los que regalan voluntades, a los que rentan descansos para el alma. A los victoriosos que se traicionan a si mismos, a los verdaderos elocuentes, a los que viajan y nunca vuelven, a los que duermen con un ojo abierto. A los que golpean, matan y violan por un poco de paz. A los vegetarianos, a los falsos creyentes. A los planeados, a los esperados, a los siempre bienvenidos. A los que todo pronuncian bien, a los que se les llena la boca de santidades. A los rebaños, a los sirvientes del orden, a los residentes de las deidades. A los hijos del backgammon, a las vírgenes, a todos ustedes:

QUE LES DEN POR EL CULO.