16.10.13

<< ...Nunca hablamos de la eternidad ni cosas como esas, pero nos buscamos los pies por la noche en la cama debajo de las sábanas, y si no están, desaparece el color de las paredes y los ríos se secan y los perros no dejan de ladrar y la ventana se llena de buitres y los cajones de hojas secas y parece que un iceberg ha chocado con la casa y la ha partido por la mitad... >>
B.M