7.11.13

A Trento Triste.

Si tù pudieras domarme, derribarme, de la forma que yo hice con ella, entenderías porquè me quedo a su lado. Si a ti te pesaran sus muros y filtros y pudieras revolcarte en la victoria de matar al animal, de hacerlo dòcil...

Verlo ahì sangrando, con la espada a medio pecho y respiraciòn en clave. Si pudieras ser el primero en la luna y poner al viento la bandera blanca, la bandera roja, la bandera patria, la bandera isla, la bandera del pobre persistente...

Si pudieras acercarte y dibujar su contorno con el dedo, sin quemarte. Abrazarla, besarla, hacerle el amor y de vez en cuando sòlo follarla, sin quemarte. 

Si tù pudieras detener el tiempo con una mano, mientras ella dice "vete al diablo". 
Si pudieras amarla aùn sabiendo todo lo que ello implica, si pudieras tragarte su mierda y bailar feliz. Si pudieras cantarle hasta quedarte sin voz, si pudieras gritarle, si tus oìdos no reventaran al contacto con su verborrea de gata histérica, si tu nacimiento no te pareciera absurdo despuès que dice que no sirves para nada. Si tuvieras unos huevos tan grandes de seguir ahì despuès que ha puesto tu foto en la pagina de adopciòn. Si fueras tan imbècil para autosabotearte por un jodido gesto, por una minorìa, por una pizca...

Si tù te atrevieras a sentarla en tus brazos y preguntar què quiere para navidad mientras le dejas ir una daga y otra y otra, para luego bañarla en vinagre y decirle que la amas màs que a tu vida. Si tù pusieras su cabeza como trofeo en la sala de tu casa. Si te convirtieras en el búfalo carnívoro y carroñero y la devoraras una noche cualquiera, mientras acepta casarse contigo.

Yo no sabría si aplaudirte, rescatarla o llorar.