14.12.13

Diamante.

Te escribo sòlo para que sepas que la inmortalidad se puede lograr cuando te enamoras de un poeta...

Aunque sea el màs fracasado del mundo de los poetas. Aunque tenga dos gotas de humildad por cada mar de arrogancia. Aunque galope como fiera salvaje por tu vientre, aunque no se detenga, aunque no mire atrás. Aunque sus errores puedan blindar un planeta completo contra la imbecilidad. Aunque pueda ser un genio y prefiera ser tu idiota. Aunque no repare nunca las fugas y las goteras mentales que le causas. Aunque duerma a tu lado pero no tenga sus brazos apretándote como si fueras a morir esa misma noche. Aunque llore, aunque haga el amor a regañadientes y folle como si los instintos fueran el premio del amor. Aunque lo llame -amor-. Aunque se quiebre en melancolía cuando lo tienes dentro. Aunque tus aplausos sean los únicos que se escuchan en su teatro. Aunque en vez de matar a tus monstruos, los alimenta. Aunque en vez de regalarte una estrella, te convierta en una. Aunque sus encantos funcionen con todas menos contigo. Aunque el mundo sòlo sea uno. Aunque sus dedos exploten al tenerte lejos. Aunque la felicidad la confunda con la locura. Aunque le digan que es mentira y siga creyendo, afirmando que esto no termina.