12.1.14

Me retiro.


Te regalo mi infancia. Te regalo ese niño interior que nunca muere y arrulla nuestra alma. Te regalo cada dedo de mi mano derecha y mi pie izquierdo. Un beso por las mañanas y todos los que no te di antes de dormir. Te regalo cuantas auroras puedan salir de mis ojos cuando te veo. Te dejo que me lleves al mar y me montes en una ola de esas que te sacan el corazón. Te regalo también mi corazón. Te regalo unas fresas con crema. Te prometo dos días seguidos de televisión. Te escribo, te leo, te pinto, te adorno ese mundo que a veces te espanta. Te abrazo, cocino y tú lavas. Te regalo mil bufandas. Pero, mi amor, pero.