17.2.14

Bájese.

No es mi carne la que te habla, no son mis huesos, mi cuello, mi mar o mi vagancia.
No es tu nombre, tu peso o apellido.
No son las lunas ni de octubre ni noviembre ni las comas ni las larvas ni los hijos que nos faltan.
No es mi polla, no es tu coño, no es tu cuerpo cuando sudas y me llamas por mi nombre.
No son los despojos, no son los ladridos, los recelos, los retoños , los remartes.
No es nada de la tierra, ni los gnomos, ni tu risa a kilos, ni tu pelo a gotas.
No son los celos, ni tus garras , ni mi entrenamiento, ni mis partes rotas o tus partes blancas.
No es el matrimonio o la iglesia o tu firma o mis tobillos o mi cansancio.
Ni tus plumas, o mi tinta o el pasado que te come y me hace hoyos negros la cabeza.
No es mi culpa, ni la mierda, ni tus puertas o tus llaves ni tus ramas.
No soy yo, ni tú, ni estar, ni ser, ni pensar.
No es hoy, no es ayer, no es lo fuerte que suena cuando callas "siempre" cuando gritas "nunca".