21.2.14

Leptospira Parte I.

Escribo, ves, porque no sé hablar, ves, porque soy un circulo.  No tengo, ves, metas porque esos demonios son líneales y yo voy en una curva del infierno. Callo, ves, porque si grito te haces chiquita y explotas. Sudo, tiemblo, ves, porque del miedo no sale otra cosa más que malas pasadas, sentadas y quedadas. Berreo, ves, porque a la vuelta de la esquina me espera el fracaso más cortito de mi vidita estúpida. Añoro, ves, que no mires atrás, que no escarbes, que leas bien y recuerdes, no trastornar tu corazón con filtros viejos. Patadas de ahogado, ves, con este pasado no se puede llegar al futuro. Brinco, ves, para ver si te encuentro si te alcanzo como ranita y te sonrío y me quedo. Vuelo, ves, lloro, ves, lo ves, lo ves, porque soy un nudo y un perro sin cadena, porque soy un globo, ves de esos que necesitan del fuego y tú vendes cerillos, ves. Grita, aja, grita, aja, grita en mi rostro, avienta,me, amarra,me, jode,me, revienta, revienta, revienta, reinventa. Rehacer, no rechazar- dice. Escribo, ves, porque no ves, porque no escuchas, porque no entiendes, porque tengo que, tengo que, quiero que, debo que, quiero, quiero, quiero, ves. Ves como si quiero, ves como si quiero, ves que quiero, te quiero, yo te quiero. Que no es un molde, entonces, entonces te odio, te detesto, así como tú cuando despierto y estás más ausente que un muerto, te detesto por no mirarme y cortarme los huevos y traerlos de llavero. ¿Mejor? Te detesto, no te quiero y no te amo, ¿te gusta este ritmo? ¿más que el tango?¿ prefieres esta ancla? ¿prefieres eso que un jodido papalote? ves, ves, mira lo que escribo, mira lo que pienso, mira como tiemblo,- tus venas se saltan en las mañanas. Ponte en mi jodido lugar, Sebastián el pendejo. Sebastián la reverenda mierda que no cambia, que no madura, que no deja de ser un mocoso perdido, una polla andante. Ponte en mi jodido, rejodido y gordo lugar, ponte en la orilla de mi jodido y recansado barranco y tírate, pégate un tiro y me avisas si caíste de pie porque también eras un puto gato, ¿no es cierto? Yo no escribo, ves, porque a mi no se me da estar vomitando pendejadas, porque a mi no se me da estar repitiendo que te amo, que te amo, que te amo mientras sientes un filo por la espalda. Yo no escribo, ves porque a mi no se me da de sentirme la indicada, la única, la última, porque a mi no se me da desnudarme de miedos, desnudarme de heridas y golpes. Yo no escribo, porque yo te odio en vivo, te odio en carne, te odio en la regadera, te odio cuando te creo, te odio cuando te vienes, te odio cuando pienso que te irás, te odio cuando canto y cuando duermo y cuando despierto, te odio los martes, te odio los domingos, te odio cuando te ríes y me tomas la mano y te odio cuando pienso en tener a tus hijos y te odio cuando me rindo.