6.3.14

Terriblemente, trágicamente.

Conocí un pedacito de la tormenta, un veneno a cuenta gotas. Uno de esos volcanes engañosos que en realidad duermen con un ojo abierto. Pienso, digo, estructurador de armas roba alma. Pienso, grito, supernova dentro de un vaso. Pienso, callo, consumista de historias ajenas. Pienso, susurro, ojos de luna.

Conocí una nube que no pasaba. Una tormenta de arena tibia. Pienso, digo, un refugio, un hogar. Pienso, grito, una bandera blanca. Pienso, callo, la mujer de mi vida. Pienso, susurro, un pajarito naranja.