26.4.14

Háblame de tú, de ti.

Si besas el alma, no importa el cuerpo.
Si quemas el alma.
Si rompes.

Hay un momento del día en que no brillas:tiene cara y nombre.
Hay un universo dentro mío o dentro tuyo que estaba pendiente por descubrir.
(Nos.)
Eres mi cuento de niños.

Hay una línea blanca de aquí a la luna que me entra por la nariz.
Hay momentos que tu vientre es mi destino.
Hay tormentas en el vaso que se ensañan contigo.

Hay del sueño un arte, de lo simple lo bello y tú: ciega.
Hay una garganta en este nudo.
Hay, siempre un cáncer en la cura.