13.7.14

Reconócete

 IRENE X


Reconócete

Se escribe tonterías con sangre en los brazos, se llora sobre sus propios hombros en la bañera.

Mantiene conversaciones a solas con gente que desea conocer y todas acaban en discusión cuando descubre que no existen. Grita en medio de las bibliotecas, se destroza hasta la última de sus uñas; observa una y otra vez su cuerpo, repite una y otra vez sus nombres.

Anhela lo que algún día llegó a ser, anhela ser o que sean por ella. Tiene nostalgia de días rosas pero se pinta el corazón de negro junto a los ojos.

Consume cigarros, vacía botellas; aspira, respira; deja su rastro en el cielo antes de partirse la boca en el suelo.

Suspira por todo el que está teniendo un orgasmo, sonríe sólo por mantener las formas y precisamente es lo que pierde en cuanto pronostican tormenta.

Se jura amor eterno y se odia por querer a algo como ella. Se echa a correr en medio de la nada y empieza a temblar cuando ve que ha llegado a varias partes. Olvida recuerdos que otros no pueden y no puede recordar cosas que otros olvidan.

Evita el tráfico, los fantasmas y el vaso medio vacío. Le atropellan las palabras, el pasado y las leyes.

Se enamora cada diez minutos y se desilusiona cada cinco, pasa por todas las estaciones del año en menos de un par de horas; escribe una y otra vez la misma palabra en su borrador "Fuerza".

La que le sobra a sus emociones, la que transmite mirando a gritos, la que le pesa en las muñecas...

Le sigue pareciendo irónico pensar que esa que le mata los sábados, es la misma que le salva los lunes; ella.