3.4.15

Pídele a Dios que me muera.

-No era algo serio, Sebastián. No lo soy, no lo eres, tú nunca lo eres. Tu problema es que te estás haciendo viejo, estás jodido. Ya no es simpático cuando cometes errores. No eres un cachorro. No tienes alma y...
-Y tú eres una inalcanzable perfección. Imagino que sobran hombres con ganas de soportar tus jodidas actitudes de perra hormonal famélica que necesita cariño cuando se da cuenta que todo lo que hace carece de importancia.
-Tranquilo,nene. Le han lastimado el orgullo al perrito.¿ A qué sabe tu mierda, Sebas? Eres un encanto, las mujeres hacen fila para que les arruines un poco la vida. Levanta esa cara y sonríe.

(Abre las piernas, un disparo...)