29.10.15

Niños, así es cómo maté a su madre.

-Y he apretado el cuello de Olivia con todas las fuerzas y el rencor que le he guardado y pum...
-¿ Y pum qué, pendejo? A mí no me puedes desaparecer tan fácil. No soy una de tus putas convencionales, o de las mocosas que te hartan cuando ya te las follaste. A mí no me vengas con que ya me mataste o que estás llorando por que la vida te llena de fracasos. A mí ven a gritarme en la cara que algunas cosas nunca acaban. Menos un hijo de puta como tú. Un bastardo bien hecho. Sebastián el todas las puedo. A mí no me vengas con que ya me olvidaste, con que ya me reemplazaste. A mí no, por que no lo soportaría.