14.12.15

7

Sebastián es un sordo torpe.
Desde la primera vez y cada que le repito que lo quiero mucho se me figura que él entiende:
"Te quiero macho" y así sin coma.
Entonces todos los días llega, mi torpe cavernícola, azotando la puerta del auto, de la casa, todos los días por las mañanas se rasca las bolas, todos los días me folla como bestia, todos los cojonudos días me pide comida y cena y las nalgas, todos los días quiere romperle el hocico a cualquiera que me vea, todos los días invariablemente me jura que me mata si lo engaño y que se mata si lo dejo.
Y yo, yo lo sigo queriendo mucho y lo sigo queriendo macho, porque él, él me sigue queriendo tanto y me sigue queriendo tonta y así sin coma.