27.1.16

Yegua.

Y me he asustado mucho, búfalo. Porque vas a cansarte, vas a asfixiarte, porque estoy cuajada y jodida y ojerosa y no vas a quedarte. Me he asustado del fundillo a la médula, hijo de perra. Porque te sale humo, te sale fuego, te sale muerte. Porque veo tus venas queriendo atravesar tu piel. Porque tus dientes rechinan y cierras las manos y aprietas muy fuerte. Vas a joderme, a reventarme, aventarme. A la pileta de tus colecciones. Entre coños y brazos y lenguas que te amaban. Entre todas las cosas que te terminan cansando. Que ya no te sirven, ya no te gustan, ya no te llenan. En la pileta mugrosa dónde abandonas todo lo que no puedes controlar. Jodido perro herido. ¿Qué te hizo la vida? ¿Qué te ha quitado? ¿Qué carajos te duele tanto?