6.2.16

Pi Em Es


(Olivia no hagas eso, Olivia no avientes aquello, no me escupas, no me grites...)
No señor. No vengas a limitarme mis berrinches de vieja ovulando. No señor, no vengas a decirme que no puedo estar rota sólo porque me amas con esas ridiculeces tuyas de escritor fracasado. No      soy tu afrodita ni tu afrotonta, ni la golfa aquélla, ni la anoréxica arrogante, no soy la educada hija del cielo que te planchaba las camisas, no soy tu jodida madre. No me digas lo que puedo o no hacer con tu polla y tu orgullo. Señorcito muchos huevos, quiero llorar porque me da la gana verme fea para ti esta noche y quiero joderme a cuántos imbeciles como tú me digan hola. Quiero hacerte añicos, mi pequeño comelón de karma. Aquí está tu infierno y tu vida entera. En estas piernas, en esta cabeza que da tantas vueltas para volver a lo mismo, al mismo, a ti. Aquí está tu pedido personalizado, tu espejo. Estos huesos que te comes, esta vieja bruta, estas tetas perfectas. Todo es tuyo y es tu culpa y es tu jodida responsabilidad.