22.3.16

Quack

Te acercas, acerco mi nariz a la tuya y fijo mis ojos en esa, en esa perfecta y bien formada arruga que tienes debajo del ojo izquierdo. Olivia, mi efímera pero inmortal. Te estoy viendo envejecer. Cómo aquélla vez que encontraste mi primer cana y yo quería hacer mi testamento y dejar todo a tu nombre. Mis libros y mis huevos y mi boca y mis manos a tu nombre. Mis dolores, mis mentiras, mi cansancio y mis ojeras a tu nombre. Y una que otra nube a tu nombre. Y la casa y el carro, o me mandarías a la mierda con todo y canas. Te estoy viendo dormir, te estoy viendo morir, te estoy viendo. Me estoy viendo a tu lado, tragándome todo lo que sale de ti, empezando por tus tristezas, pasando por tu coño y terminando con tu mierda. Me estoy volviendo loco, Olivia, me estoy volviendo tuyo y cada vez menos mío. Me estoy volviendo humano, me estoy cayendo a pedazos. Me estoy enamorando de tus tropiezos, de tus defectos, de tus inevitables, de tus constantes. Del laberinto y el nudo que somos, de ver tu cuerpo siempre que despierto. De odiar tu risa, tu llanto, tu "joder, que odio esta vida y estas manos y este todo lo que eres" y tu "ya no te odio,tenía hambre".