29.5.16

La puerta del búfalo.

He perseguido a tu lado 400 atardeceres, ninguno ha sido tan hermoso como despertar anclado a tu espalda. Muerto, cansado y consumido por la vida, por las guerras y el calor. Pero siempre de tu mano. Tengo miedo, cariño, me hago viejo y no me hago más hombre. Por cada arruga nueva te hago una promesa. De quedarme, de amarte, de aguantarte, de follarte, de ir al mar y al centro de un volcán. De albergar en mi memoria los detalles desde el día 1. De ser tuyo sin importar las inconsistencias del universo. De ser mejor, de estar contigo. De entregar cada centímetro de mis esfuerzos a esta absurda y humilde causa que llaman amor. De echar raíz. Y de abrazarte tan fuerte que cuando la muerte venga por ti, me lleve contigo.
S.T/B.C