19.11.16

Miel

Querido Sebastián: En tus ojos he visto el fin del mundo. Huracanes y volcanes haciendo erupción mientras me haces el amor. Luego duermes como el animal más indefenso y apacible que se ha posado en mi pecho. Tiemblo, mi pequeño búfalo,de tocarte y que no sea cierto. De que mis uñas se claven en el vacío. De despertar, de caer. Y luego vuelvo a mirar tus ojos. Y veo la creación de un nuevo mundo dónde soy tu reina, dónde soy el sol. Veo una isla con nuestros nombres. Veo el futuro lleno de mares que conocer. Veo el hambre que tienes de mí y de vivirme. De llenarme y vaciarme. Veo el centro del universo en mi vientre cuando estás dentro. Veo, cariño mío,mi niño tonto, veo tus manos y tus venas y lo vulnerable que te vuelves por mirarme,por amarme tan prematuramente. Veo toda nuestra vida acomodándose para llegar a éste momento. A ti. A nosotros. Lo veo todo,búfalo. Todo.
S.T