11.2.17

Caoba

A caoba. A mierda, a miedo, a recuerdo, remembranza, a jodido, al ayer. 
Pasado, pasado, pasado, pasado, pasado, pasado.
 Me asfixia. Ya lo viví, ya lo sentí, ya, ya, ya. Ya fue suficiente. No, gracias. 
Cuántas veces tiene uno que ver la misma historia? Cuántas veces hasta que se vuelve uno loco. Hasta que uno vomita, hasta que uno se arranca las uñas y la piel y la cabeza completa. 
Éste pasado no me corresponde, éste dolor no me corresponde, ésta vida no me corresponde. 
Vete. 
Vete ya. 
Ya es muy tarde. No lo entiendes. Sigues sin entenderlo. Sigues sin detenerte. 
Cuánto más quieres que duela? Cuánto más puedes pagar? Cuánto te falta? 
A caoba. Tu aliento y tu miedo, y tu odio por el rechazo. Rechazo, rechazo, rechazo, rechazo. 
No me toques, no me beses, no te quedes, no me ames, no me esperes, no me aguantes, no me cantes, no me escribas, no me hagas el amor, no me toleres, no me des todo, no me des amor, no me sonrías, no me hagas feliz, no y no y no no no no no no no no. 
Vete. 
No me gusta esto, no soy esto, no sé de esto, me da miedo esto. 
Vete, vete, vete, vete, vete. 
A caoba. A dolor viejo, a dolor viejo. Ya me habías dolido así, en otro rostro, en otro cuerpo, las mismas palabras, la misma mierda, el mismo pretexto, la misma mierda, la misma mierda, la misma mierda, el mismo dolor, el mismo dolor, el mismo dolor y un cuerpo más jodido. Un alma más agrietada. Una vida más rota. Rota. Rota. Roto. Completamente roto. Lo mismo de siempre con otro nombre. Lo mismo de siempre con otro coño. Lo mismo de siempre con otra sonrisa. Las mismas lagrimas. La misma mierda. La misma re jodida mierda. Caoba. El mismo dolor. 
Un eco. Un eco. Un eco. Un eco.