3.5.15

El cazo.

.S.
Y que me sostengas la mirada cuando te tengo junto a mí. Y que no se me caiga el hocico cuando tus manos están tan cerca de las mías. Y decirte que yo te besaría todos los lunares que te hacen ser una galaxia pequeñita. Y que a veces ya no puedo seguir con el absurdo y luego tu voz se me mete entre venas y cerebro. Y luego tus ojos. Tus piernas. Tus ocurrencias. Y que si pudiera, hoy mismo bautizaba al cielo con tu nombre. Hoy mismo asesinaba al mar para que no tuvieras miedo. Si tan sólo tuvieras razón y fueras un capricho. Tendrías entonces que ser el capricho más hermoso que me he topado de frente. Pero eres necedad, problema, fondo, eres arte, desastre, desearte. Mi juego favorito de palabras es tu nombre persiguiendo al mío. Que mis buenos días comienzan cuando recuerdo que te he soñado. Que eres mi sexo roto, el enemigo y cómplice de mis guerras y mis pajas. Y que es feo, es realmente feo ser tuyo y que no me tomes, que no me reclames, que no me avientes, que no te creas, que no, que no, -niña hermosa,- que no lo entiendas.