8.12.12

Diálogos con una mujer lobo. Parte I.

-Mi amor, si me llevas a París te doy una mamada de las que te ponen los ojos en blanco.
-No se puede, cariño. Ya será en otro momento...
-Cállate, cállate y jòdete entonces, marica de mierda. Odio tu polla, por cierto.