20.12.12

Lutos

Anoche volvió a morirse.
O yo.
Da igual.

No tardes, mis manos están sanando...
No me detienes-dije-.